¿Qué sucede cuando los autos chocan?

Los accidentes frontales generalmente ocurren cuando un automovilista no se queda dentro de su carril, cruza la línea central o entra en la carretera de la manera incorrecta. La colisión resultante obliga al automóvil a viajar en la dirección opuesta y golpear el tráfico que se acerca de frente.

Causas comunes

Los accidentes de tráfico provienen en gran medida del error humano, y la mayoría de ellos se pueden prevenir. De hecho, aproximadamente el 94% de todas las colisiones de tráfico se deben al error humano. Al crear conciencia sobre las causas comunes de los accidentes automovilísticos, podemos influir en las personas para que tengan más cuidado al conducir. En Florida, por ejemplo, el calor, los fuertes vientos y el resplandor solar son causas de accidentes automovilísticos. Sin embargo, la mayoría de los accidentes son causados por un mal juicio, que incluyen la cola, la falta de rendimiento y la violación de las señales y señales de tráfico. A pesar de que estos errores pueden resultar en lesiones graves, el conocimiento de estas causas comunes puede ayudar a evitar que le ocurran.

Las colisiones de vehículos motorizados ocurren todos los días, y cada 13 minutos un automóvil se estrella en los Estados Unidos. Las lesiones resultantes de accidentes automovilísticos se encuentran entre las principales causas de las visitas al hospital, y muchas personas mueren en ellas. Por lo tanto, es imperativo conocer las causas de estas colisiones, para que podamos prevenirlas. Este artículo explora las causas más comunes de las colisiones en los EE. UU.

El exceso de velocidad es otra causa común de colisiones en los Estados Unidos. De hecho, dos tercios de los vehículos en el país exceden el límite de velocidad. Para algunos conductores, es un hábito o una salida para emociones elevadas. Otros pueden simplemente disfrutar de la adrenalina de exceso de velocidad.

Lesiones comunes

Hay varios tipos de lesiones que ocurren cuando los automóviles chocan. Uno de los más comunes es la lesión en la cabeza. Puede ocurrir al golpear el parabrisas, el volante, el techo del automóvil, el tablero o cualquier otra superficie dura. Las lesiones en la cabeza pueden ser extremadamente dolorosas y requieren atención médica. Algunas lesiones incluso pueden provocar daños internos en órganos.

Otras lesiones comunes que ocurren en los accidentes automovilísticos son lesiones en la espalda. Estas lesiones pueden ser extremadamente dolorosas y pueden provocar una discapacidad significativa. Además de las lesiones en la espalda, el latigazo cervical puede causar graves daños musculares del cuello. Estas lesiones a menudo son irreversibles y requieren un tratamiento médico extenso. En casos severos, las personas pueden necesitar cirugía o injerto de piel para recuperarse del daño.

Otros tipos de lesiones incluyen abrasiones y rasguños. Las abrasiones son heridas donde se rompen capas de piel. Un corte es una larga incisión en la piel causada por un trauma. Algunas de estas lesiones pueden requerir cirugía, pero la mayoría son tratables con fisioterapia y atención quiropráctica.

Los huesos rotos son otro tipo de lesión que puede provocar una colisión de automóviles. Los huesos rotos pueden causar dolor grave y pueden requerir un tratamiento médico extenso. Los huesos rotos también pueden provocar lesiones faciales graves que pueden requerir cirugía reconstructiva.

Reglas de fallas compartidas

Reglas de fallas compartidas cuando los automóviles chocan en algunos estados se aplican a los daños y lesiones de ambos conductores en accidentes automovilísticos. Los estados que siguen este estándar generalmente asignan un porcentaje de culpa a cada parte. El nivel de falla se reflejará en la cantidad de daños recuperables para cada parte. Por ejemplo, el conductor que tiene la culpa del 40% del accidente puede perseguir al conductor delantero por el 60% de sus pérdidas.

Las reglas de negligencia comparativa modificadas en muchos estados, incluidos California, limitan la recuperación de una persona si tiene más del 50% de culpa. Estados como Illinois, Michigan, Massachusetts y Pensilvania tienen sus propias reglas con respecto a este tema. Sin embargo, la regla general es la misma. Si una persona tiene más del 50% de culpa por el accidente, no puede recolectar ninguna compensación de la otra parte.

Otro ejemplo es cuando un conductor no puede producir el derecho de paso y retrasar otro automóvil. En este escenario, el conductor que no logró ceder el derecho de paso puede ser responsable del accidente. Por ejemplo, si un conductor conduce 20 millas por encima del límite de velocidad, será responsable de cualquier daño que resulte del accidente.

Cuando dos autos chocan en un accidente de reacción en cadena, el conductor que causó la primera colisión generalmente se encontrará como la culpa para los accidentes posteriores. Sin embargo, en algunas circunstancias, el conductor que golpeó el automóvil con el derecho de paso es responsable de los accidentes posteriores.

Causas comunes de accidentes de acumulación

Los accidentes de pilopes generalmente son causados por múltiples autos que chocan entre sí. Son especialmente peligrosos en mal tiempo, especialmente cuando la visibilidad es baja. Los conductores a menudo siguen demasiado de cerca o no se frenan correctamente con mal tiempo. Además, la conducción distraída también puede contribuir a las acumulaciones.

Los accidentes de acumulación ocurren principalmente en carreteras o autopistas. Estos accidentes generalmente involucran múltiples autos que se golpean a alta velocidad. Los conductores pueden no tener suficiente tiempo para reducir la velocidad y evitar el bloqueo inicial, lo que puede dar lugar a múltiples impactos. En algunos casos, varios vehículos se golpearán entre sí al mismo tiempo, aumentando los riesgos de lesiones a todos los conductores y pasajeros.

La parte más difícil de un accidente de acumulación es determinar la responsabilidad. Dado que están involucrados múltiples conductores, determinar quién tiene la culpa puede ser complicado. El conductor que inició la acumulación generalmente tiene la responsabilidad del accidente, pero otros conductores pueden haber sido negligentes y empeorar la situación. Si más de un controlador tuviera la culpa, se puede responsabilizar a un solo controlador o se puede responsabilizar a múltiples controladores.

Otras causas de accidentes de acumulación incluyen exceso de velocidad y persecuciones policiales. Los conductores que aceleran tienen más probabilidades de perder el control de su vehículo, correr una luz roja o otro vehículo. Además, los conductores que no disminuyen la velocidad tienen menos tiempo para detenerse, lo que puede conducir a una acumulación.

Causas comunes de colisiones frontales

Las colisiones de frente son increíblemente peligrosas y generalmente involucran dos vehículos que se estrellan de frente. A menudo, resultan de conducir imprudentemente, somnolencia o conducir por el camino equivocado. Las causas más comunes son conducir ebrio y falta de atención. Los conductores también deben estar al tanto de las leyes de tránsito y las señales de tráfico para evitar colisiones.

La conducción distraída también es una causa común de colisiones frontales. Las distracciones como enviar mensajes de texto, comer, ajustar los diales de radio y hablar por teléfono pueden hacer que un conductor se distraiga y cause una colisión. Del mismo modo, conducir en condiciones de mal tiempo puede reducir la visibilidad y aumentar su riesgo de accidente.

Las lesiones más comunes sufridas durante las colisiones frontales incluyen lesiones graves de cabeza y cuello. Incluso con el despliegue de bolsas de aire, todavía existe el riesgo de huesos rotos o laceraciones graves. En algunos casos, la víctima puede ser arrojada del automóvil o fijada dentro de él. Esto puede causar daños graves en las extremidades e incluso la médula espinal.

Si bien las colisiones frontales son raras, pueden ser muy peligrosas. Estos accidentes ocurren con mayor frecuencia en las carreteras rurales. Según el Instituto de Seguros para la Seguridad de las Carreteras, las colisiones frontales representan el 13% de los restos fatales en las zonas rurales. Sin embargo, en las áreas urbanas, las colisiones frontales representan menos del siete por ciento de los restos fatales. El resultado a menudo es una lesión grave, y las víctimas de colisión frontales comúnmente sufren un trauma cerebral, lo que puede provocar discapacidades de por vida.

Causas comunes de colisiones de vehículos animales

(888) 945-9817